111111

Mariano Quirós: “La feria forma parte de mi educación sentimental”

 

Este jueves a las 20 en el marco de la Feria Ibeoroamericana del Libro Chaco 2021 “Leer en Comunidad”, habrá una mesa de conversatorio y lecturas. La misma tendrá como protagonistas a los escritores Mariano Quirós y Miguel Ángel Molfino, moderando la charla el periodista Paulo Ferreyra.

 

Mariano Quirós nació en Resistencia. En 2008, ganó el 1° Premio Federal del Consejo Federal de Inversiones (CFI), en la categoría Letras, con su novela “Robles”. También publicó “Torrente” (Premio del Festival Iberoamericano de Nueva Narrativa), “Río Negro” (Premio Laura Palmer no ha muerto, publicada en Francia por editorial La dernière goutte), “Tanto correr” (Premio Francisco Casavella) y “No llores, hombre duro” (Premio Festival Azabache; Memorial Silverio Cañada, Semana Negra de Gijón). Junto a Germán Parmetler y Pablo Black, publicó el libro de cuentos “Cuatro perras noches”, ilustrado por Luciano Acosta. Su libro La luz mala dentro de mí recibió el 1° Premio 2014 (en la categoría Cuento) del Fondo Nacional de las Artes. En 2017 ganó el XIII° Premio de Novela que otorga la editorial española Tusquets por su obra Una casa junto al Tragadero.

 

— Comenzaste ya hace un tiempo hacer talleres, ¿por qué?

 

— Niño que miente, lector que escribe es una pequeña propuesta, un posible impulso hacia la escritura a partir de dos disparadores que son ineludibles: la lectura y la infancia. Cómo se entremezclan en lo que escribimos, cómo una ida hacia el origen de todo para conseguir la fuga y la furia hacia adelante. Una invitación a leer desde el espíritu salvaje, incontrolable de un niño.

 

— Además estarás participando en la Feria del libro en una conversatorio de lecturas, ¿qué significa para vos estar ya no como espectador sino como protagonista en la Feria del libro?

 

— Me encanta la Feria del Libro, siempre fui, siempre estuve, de una manera u otra. Como todos los que estamos en el asunto, me enojo, me divierto, me apasiono, la paso siempre bien. La Feria, como el Foro por el Fomento del Libro y la Lectura, forman parte de mi educación sentimental. Voy a pasarla bien, como lector y como escritor. También para ver a los amigos, para criticarnos y abrazarnos como tímidos salvajes.

 

— Vas a compartir espacio con Miguel Ángel Molfino, ¿qué significó o qué significa para vos como escritor esta amistad con Molfino?

 

— Él es mi ídolo y mi amigo. Junto con Van Bredam son los dos primeros escritores que vi de cerca, con los que pude hablar y hacerme una idea de lo que de verdad significa ser escritor. De lo frustrante, de lo maravilloso, del peligro y del placer que el oficio supone. Siempre es una alegría encontrarme con Miguel.

 

— En el prólogo del nuevo libro de Tete Romero comentas que asistías a talleres en tus inicios. Después de haber recibido premios importantes, de publicar varios libros e incluso de dar talleres, ¿cómo sigue tu formación como escritor?

 

— Como siempre, con mucha lectura, con muchas contradicciones, muchos dilemas y deslumbramientos nuevos. A la manera de los psicoanalistas, que cada tanto tienen que tomar una sesión, a mí siempre me viene bien pasar por algún taller y escribir desde la propuesta que otro tenga para hacer.

 

— Un rasgo de los nuevos narradores y las narradoras es hoy la familia, la familia jugando con lo autorreferencial y la ficción. Tete Romero destacaba días atrás tu incursión con tu novela Robles, ¿aquello fue buscado? ¿Por qué?

 

— Robles fue la primera novela que me salió de un modo, digamos, aceptable. Tiene de sostén toda la literatura que venía leyendo en ese momento, que a su vez tenía, por supuesto, mucho del bullicio familiar. Pero la literatura de familias, por ponerle un nombre, tiene una tradición larguísima. Lo que hacemos no es más que una pequeña deformación de nuestra biografía. Crear personajes a partir de personas reales. Pero todo es pura ficción, pura literatura. Si algo bueno tiene la literatura argentina que se escribe ahora mismo, es que hay de todo, hay una diversidad abrumadora, brutal y hermosa.